La Unión de Guardias Civiles, UnionGC alerta de la falta de efectivos en Soria

La Unión de Guardias Civiles (UnionGC), asociación profesional representativa en el Cuerpo, con dos vocales en el Consejo de la Guardia Civil, recuerda que lleva ya más de diez años denunciando la carencia de efectivos de Guardia Civil y demandando una reestructuración del despliegue del Cuerpo, todo ello con el objetivo de prestar un mejor servicio al ciudadano, ya que un incremento de plantillas, unido a la reestructuración de unidades, significaría una mayor presencia de guardias civiles en tareas de seguridad ciudadana y, en definitiva, en la calle, que es donde demanda el ciudadano nuestro servicio y donde es más necesaria nuestra labor.

Nada de esto se ha llevado a cabo, afirma la UnionGC, “muy al contrario, hemos recibido críticas de políticos que, mirando únicamente por sus intereses locales, han hecho defensa de mantener el cuartel en su pueblo, aunque éste permanezca cerrado diecinueve horas al día, llegando en ocasiones, en Soria, a haber cuarteles que permanecen cerrados incluso toda la semana por falta de personal”.

Por otro lado, la tasa de reposición de efectivos en los últimos seis años ha sido únicamente del 10%, lo que ha supuesto la merma de casi 10.000 agentes a nivel nacional, lo que evidentemente merma el potencial de las unidades. Algo recrudecido en la provincia de Soria, insiste el colectivo de guardias civiles, donde su actual plantilla no alcanza los 580 efectivos, encontrándose un 7,50% de baja médica y del resultante, un tercio de vacaciones durante los turnos de verano.

Como consecuencia de lo expuesto, la UnionGC afirma que “nos encontramos con que en el actual periodo estival y en pleno agosto, encontrándose la mitad de los pueblos de la provincia de Soria en fiestas, “las plantillas de la Guardia Civil de Soria tienen verdaderos problemas para sacar agentes a la calle, en tareas de seguridad ciudadana”.

Ejemplo de ello son cuarteles con un sólo un efectivo, como es el caso del cuartel de la Guardia Civil de Deza, con la consiguiente carga de trabajo adicional para los cuarteles limítrofes.Además, como hecho más preocupante, si cabe, se afirma que “la escasez de efectivos conlleva que las escasas patrullas existentes no tengan apoyos cercanos de compañeros que, en un momento dado, puedan servir de refuerzo en una actuación”.

Esta situación genera inseguridad y desprotección en los propios agentes, lamenta la UnionGC, “pues saben que no cuentan con apoyo cercano de compañeros ante una actuación problemática”.

Se dan continuamente casos en Soria, “que para poder juntar una pareja de servicio, un agente parte de servicio desde su Unidad y debe recorrer el solo 70 kilómetros de distancia hasta otra Unidad, para recoger a otro compañero y poder formar el binomio, recorriendo la misma distancia a la vuelta y perdiendo 2 horas de servicio mientras tanto, en cualquier turno de servicio y sea la hora que sea incluido por la noche, hecho que se agrava teniendo en cuenta que nos encontramos en nivel 4 alto de alerta antiterrorista”.