AUGC homenajea al Diputado de Podemos Juan Antonio Delgado

Más de un millar de guardias civiles abarrotaron ayer el Auditorio Marcelino Camacho, en la sede de Comisiones Obreras en Madrid, para reivindicar una vez más derechos y libertades sociolaborales para los guardias civiles.

El 7º Congreso Nacional de la Asociación Unificada de Guardias Civiles se constituyó, de este modo, en un potente altavoz que proyectó a toda la sociedad española la verdadera situación de los trabajadores del Cuerpo, todavía privados, bien entrado el siglo XXI, de condiciones inherentes básicas para cualquier ciudadano que vive en un Estado democrático.

Al acto asistieron representantes políticos, sindicales y de otras instituciones de la sociedad española. Restalló, sin embargo, la clamorosa ausencia de miembros del Partido Popular y del Gobierno en funciones. Al inicial rechazo del ministro del Interior a la invitación cursada por AUGC le siguió la ausencia del director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, quien en un principio sí había anunciado su asistencia. Para ambos, el principal acto de la mayor asociación profesional de guardias civiles, con más de mil trabajadores de la institución que dirigen, no parece motivo suficiente para reservar un hueco en sus agendas.

Sí estuvieron presentes, e intervinieron, representantes de PSOE, Podemos y Ciudadanos, que aprovecharon sus intervenciones para desear que se cierre la etapa del actual director general y abrir otra en la que se mejoren las condiciones laborales de los guardias civiles.

Por su parte, el secretario general, Alberto Moya denunció que a lo largo de la pasada legislatura “hemos retrocedido en derechos, y un ejemplo de ello es la aplicación del Código Penal Militar”. Moya insistió en la importancia de hacer realidad la histórica reivindicación de conseguir la sindicación en la Guardia Civil: “Un sindicato responsable adecuado a nuestra naturaleza, pero que asegure un modelo de seguridad moderno y flexible. Sindicatos y disciplina son compatibles”, defendió.

El secretario general de AUGC, que comenzó su alocución destacando que en AUGC “lo tenemos todo: la fuerza de las ideas y, sobre todo, a vosotros”, refiriéndose a los compañeros que llenaban el auditorio, finalizó su intervención recordando que “los guardias civiles somos trabajadores, y los trabajadores se organizan en sindicatos”. Antes tuvo un cálido recuerdo para un histórico luchador por los derechos de los guardias civiles, José Morata, quien sufrió y aún padece la represalia de la maquinaria del Cuerpo: “Lo que él hizo entonces hoy es legal. Se le debe restituir su dignidad”, reclamó.

Alberto Moya también recordó que se produce un suicidio cada 26 días en el cuerpo y que de cada cinco acosos, tres son sexuales, a la vez que demandó la equiparación salarial con otros cuerpos, un reparto menos injusto de la productividad y una reorganización de las unidades.

Con anterioridad había intervenido el secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo. En un discurso muy aplaudido, Toxo se dirigió a los guardias civiles afirmando que “sois sindicalistas, lo quieran o no lo quieran reconocer”. “No es tolerable -prosiguió- que en pleno siglo XXI siga habiendo zonas de sombra en la aplicación de derechos básicos, y los derechos básicos no son negociables”.

El acto sirvió también para rendir homenaje a compañeros históricos como José Morata y Alejandro Álvarez Borja, el cual, en una emocionante intervención, que acompañó sosteniendo en sus manos la legendaria capucha que empleó en los tiempos de sindicato clandestino, aseguró que cuando empleaba esta prenda “me temblaba menos la voz que hoy en este momento”. Borja, que cerró su alocución con un vibrante “¡Por un sindicato libre!”, tuvo también un recuerdo para todas las mujeres, tanto trabajadoras del Cuerpo como esposas de guardias civiles, que han padecido y padecen la falta de derechos en la Guardia Civil.

La emoción siguió encadenándose con otros homenajes. Uno de ellos lo protagonizó el exportavoz de AUGC, y hoy diputado nacional por Podemos, Juan Antonio Delgado, que subió al estrado, con todo el auditorio puesto en pie, para fundirse en un abrazo con todos los componentes de la Junta Directiva Nacional de AUGC. Delgado, que afirmó que nunca tendrá una tarea más importante que la que desarrolló en AUGC, aseguró que seguirá “trabajando para resolver una cuenta pendiente, porque vamos a tener sindicatos” en la Guardia Civil.

Otro momento de enorme intensidad fue el homenaje a Pilar Villacorta, que durante los últimos años ha sido la responsable en AUGC de la Secretaría de la Mujer, además de la de Coordinación Sectorial. “La Guardia Civil no estaba preparada para una mujer así”, la presentó Juan Fernández, secretario nacional de Comunicación y portavoz de AUGC. Villacorta, que abandona la Junta Directiva Nacional por motivos personales, recordó que “AUGC me ha convertido en una verdadera profesional (de la lucha por el sindicalismo)”. “Como diría Peter Pan, yo sí me lo creo -afirmó-: Somos sindicalistas”.

Fuente: AUGC

La Guardia Civil detiene a dos imanes en Ibiza por adoctrinar en el yihadismo a menores

La Guardia Civil acaba de asestar otro duro golpe a las estructuras de adoctrinamiento yihadista asentadas en España. En esta ocasión, la actuación policial se está llevando a cabo en Ibiza.

En concreto, según informan fuentes de la investigación, los agentes han detenido a dos imanes que, presuntamente, se dedicaban a la captación y adoctrinamiento de futuros yihadistas. Lo que más ha sorprendido a los investigadores era el afán de estos presuntos yihadistas en captar y adoctrinar en el radicalismo a menores de edad. Los detenidos realizaban el adoctrinamiento en la mezquita de Sant Antoni de Portmany.

Ya en julio de 2010, los responsables coránicos del centro en el que impartían su doctrina fueron detenidos tras ser denunciados por una docena de niños ante la Policía. Los menores aseguraron que los ahora detenidos les golpeaban con varas por todo el cuerpo durante las lecciones. Ellos negaron siempre las acusaciones de maltrato hacia los menores. Dicha investigación la inició la Policía Local de Sant Antoni, ya que varios maestros del municipio observaron que los niños que acudían a la escuela coránica del imán tenían en sus antebrazos y en otras partes visibles de sus cuerpos unas señales longitudinales de golpes que podrían haber sido provocados por una vara. El caso fue archivado al no haber pruebas, según consideró el juez

Está previsto que, tras estos registros, los detenidos sean trasladados a Madrid, donde pasarán a disposición judicial ante la Audiencia Nacional.