Impiden que la agente de la Guardia Civil que se intentó suicidar tras sufrir acoso lesbófobo reciba una condecoración

Recogimos la historia en diciembre: una agente de la Guardia Civil se disparó a sí misma con su arma tras haber denunciado en redes sociales ser víctima de acoso debido a su orientación sexual. Ahora conocemos que la Guardia Civil ha maniobrado para impedir que le fuese concedida una condecoración por su trabajo. 

El intento de suicidio ocurrió poco después de que Vanesa Fraga escribiese en redes sociales dos mensajes altamente significativos: “Mi capitán, ha conseguido lo que quiere” y “Que a los que nos gusta nuestro trabajo intenten hundirnos por su homofobia”.  Fraga residía en la Casa Cuartel de Pontedeume, en Coruña, junto a su madre y su esposa, con la que había contraído matrimonio recientemente. El vicepresidente del colectivo ALAS Coruña, David Fuentes, que llegó a convocar una concentración de protesta el 12 de diciembre, sostuvo entonces que además de los mensajes que Vanesa había dejado personas allegadas a la víctima coincidían en la acusación de homofobia. “A todos esos hijos de…, sinvergüenzas y homófobos que han conseguido que mi hermana llegara a esto decirles también que, aunque son momentos duros y estamos destrozados, las fuerzas que le faltaron a ella me sobran a mí para luchar por mi hermana”, llegó a escribir en Facebook su propia hermana. ALAS criticó también que ciertos medios intentasen centrar la atención en el hecho de que la agente tenía abierto un expediente sancionador, como si ello restase gravedad a la situación de acoso que la víctima podría haber sufrido.

Pues bien, ahora el diario Público ha dado a conocer que la Guardia Civil han maniobrado para que no le sea concedida a Vanesa Fraga un galardón de reconocimiento por su actuación en el accidente que el pasado septiembre tuvo lugar en el rally del Carral, cuando un vehículo se salió del recorrido y arrolló a una veintena de personas. Siete de ellas murieron, pero gracias a la rápida actuación de las fuerzas de seguridad (entre ellas, de la agente Fraga) se evitó que la tragedia fuera aún mayor. Gracias a ello la agente fue distinguida con una mención especial de la Federación Gallega de Automovilismo, tal y como puede verse en el listado oficial de ganadores que fue hecho público. Pero finalmente será el general jefe de la Guardia Civil de la zona (ausente del accidente) el que recibirá una mención.

Según asegura también Público, Vanesa Fraga tampoco será reconocida por la propia Guardia Civil, tal y como el equipo médico del rally de Carras, Team Medical Sport, había pedido a la Comandancia. Y ello pese a que durante la convalecencia de Vanesa en cuidados intensivos tras su intento de suicidio, algunos mandos transmitieron a la familia su intención de hacerlo.

Confiemos en que los hechos que llevaron al intento de suicidio de Vanesa Fraga se aclaren y que se depuren las correspondientes responsabilidades. En ese sentido, actuaciones como las que ahora conocemos no resultan desde luego tranquilizadoras.

 

 

 

 

 

 

Impiden que la agente de la Guardia Civil que se intentó suicidar tras sufrir acoso lesbófobo reciba una condecoración