El coronel de la Guardia Civil ligado al narco quiso el mando de Antidroga

La instrucción judicial describe su supuesta estrategia para ganarse la confianza de una banda que introducía hachís en Granada.

 

La investigación de la Guardia Civil que acusa al coronel del Cuerpo Francisco García Santaella de cobrar 480.000 euros en mordidas para beneficiar a narcotraficantes, estima que el alto mando elaboró una estrategia a medio-largo plazo para asumir la dirección de la unidad Antidroga poco a poco a lo largo de dos años. “Eliminando de forma anómala a la cadena jerárquica natural y arrogándose en exclusiva el papel de manipulador de los colaboradores del servicio en materia de narcotráfico, no todos, sino los que a él le interesaban”, describe el informe clave del caso que instruye el Juzgado de Instrucción número 2 de Granada.

García Santaella planteaba operaciones de desembarco en tres fases (introducir el hachís, almacenarlo y luego explotarlo) y, por otro lado, proponía la venta de fardos de alijos introducidos. Como número tres en el escalafón de la Comandancia de Granada en 2005, el entonces comandante controlaba toda la unidad de Policía Judicial y de Información, pero se concentró en Antidrogas, el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA), hasta el punto de controlar personalmente las operaciones en la costa.

La estrategia que puso en marcha impuso una “falsa efectividad” y transparencia en los desembarcos de alijos de hachís, a los que invitaba unidades que no estaban directamente implicadas en el narcotráfico internacional. Santaella premiaba a sus agentes con recompensas, condecoraciones y méritos.

En su vínculo con las organizaciones criminales, el coronel puso en peligro la vida de los agentes, ya que las bandas conocían los dispositivos de vigilancia y aprehensión. Llama la atención el episodio en el que un narcotraficante sorprendió a miembros de la unidad de Asuntos Internos en septiembre de 2006 y, cuando estos huyeron, el narcotraficante les persiguió mientras llamaba por teléfono al coronel. Tras entrevistarse, García Santaella comprobó en la Central Operativa del Servicio que la matrícula facilitada por el narco pertenecía a un coche de Asuntos Internos. Entonces, el coronel le dijo al narco, según refleja el informe, “que si alguna vez le preguntaban por su relación dijera que era un colaborador de la Guardia Civil para el tema de alijos”.

El informe detalla diversas operaciones en la Costa Tropical. Como la del 1 y 2 de mayo de 2006, en la que no hubo detenidos ni se alertó a la fiscalía, pero se preparó el operativo de control, seguimiento y vigilancia del hachís, y dos agentes con cámaras térmicas vieron a los narcos alijar en plena playa. En otra operación un agente observó cómo Santaella “metía fardos en el Terrano azul,[SU VEHÍCULO] acto seguido recibió una llamada del comandante” para preguntarle “si veía lo que estaba haciendo, a lo que el Guardia Civil le contestó que sí, que lo estaba viendo”.

El principio del fin para Santaella llegó hace un año con la Operación Golia, desarrollada con 17 detenidos, cuando uno de ellos decidió revelar el nombre oculto tras el apelativo “el padre”, y del que en conversaciones intervenidas quedaba claro que recibió mordidas de 120.000 euros por cada alijo que penetraba en la costa granadina.

Hoy, el abogado de García Santaella defiende su inocencia, considera los indicios de la investigación meras conjeturas, las acusaciones de los narcos invenciones para reducir sus condenas y entiende que no es el momento procesal para que el coronel ofrezca su versión de los hechos.

 

 

 

 

 

http://politica.elpais.com/politica/2015/09/20/actualidad/1442761124_850922.html

El Gobierno de Geroa Bai, en el homenaje a un guardia civil asesinado por ETA

En esta iniciativa inédita estará representado por la portavoz, Ana Ollo

 

La portavoz del Gobierno de Navarra y consejera de Relaciones Institucionales y Ciudadanas, Ana Ollo, acudirá el próximo jueves 24 a Leiza para asistir al homenaje que se realizará al guardia civil Juan Carlos Beiro con motivo del décimo tercer aniversario de su asesinato por parte de ETA. Ollo, además, es la máxima responsable de la dirección general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos del Ejecutivo foral, la última área que queda por nombrar a su director o directora general.

Será la primera vez que un miembro del nuevo Gobierno de Navarra, presidido por la nacionalista Uxue Barkos, de Geroa Bai, acuda a un homenaje a las víctimas del terrorismo desde que tomara posesión hace dos meses. Este gesto resulta si cabe más reseñable teniendo en cuenta que se trata de un guardia civil. Hasta ahora se habían percibido algunos gestos por parte de los nacionalistas hacia concejales, pero pocas veces hacia miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado o militares.

Reciente polémica

La asistencia al homenaje a Beiro tiene lugar después de la polémica surgida este verano por la ausencia de la presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, en el homenaje que se tributó al subteniente Francisco Casanova. En aquella ocasión, Barkos afirmó que no había acudido porque no había sido invitada. Al acto por Casanova sí acudió la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, integrante de Podemos, sin necesidad de recibir invitación alguna.

Al homenaje de Leiza acudirá como cada año la delegada del Gobierno en Navarra, Carmen Alba, así como representantes de UPN, PSN y PP, miembros de las tres policías existentes en la Comunidad foral y representantes del Ejército. Sin embargo, no se prevé la asistencia de ninguna representación del Ayuntamiento de Leiza, localidad donde vivía Juan Carlos Beiro y que es gobernada por Bildu. Tampoco acudió ningún miembro de las cuatro fuerzas que gobiernan en Navarra al homenaje que se ofreció el pasado 14 de julio en la misma localidad al concejal de UPN, José Javier Múgica, asesinado por ETA en 2001.

Pancarta traidora

Se da la circunstancia de que el asesinato de Juan Carlos Beiro es uno de los crímenes de ETA en Navarra que todavía no están aclarados. Ni tan siquiera se conoce la identidad de sus autores. El 24 de septiembre de 2002, varios guardias civiles acudieron a un paraje cercano a Leiza para retirar una pancarta que rezaba «Guardia Civil muerte aquí» y jaleaba a ETA. Cuando los agentes se acercaron a la misma, un terrorista accionó por control remoto la bomba que habían situado junto a la pancarta, provocando la muerte a Juan Carlos Beiro y heridas de distinta gravedad a otros tres miembros de la Benemérita

http://www.abc.es/espana/20150921/abci-gobierno-navarra-victimas-201509201943.html

Una investigación de la Guardia Civil logra frustrar un posible ataque yihadista en Francia

Un terrorista detenido en Varsovia con información del Instituto Armado confesó la inminente llegada de otro radical a Europa

 

Una investigación de la Guardia Civil que se saldó el pasado junio con el arresto de un yihadista reclamado por España en Varsovia (Polonia) cuando regresaba de combatir con Estado Islámico ha permitido desbaratar un plan de atentado contra una sala de conciertos en Francia, según la información de varios medios franceses recogida por Europa Press.

Según estas informaciones, el yihadista detenido en Varsovia con información del Instituto Armado, un hombre nacido en Marruecos pero con residencia en España, confesó la inminente llegada de otro terrorista a Europa procedente de Siria que tenía como destino Francia.

En consecuencia, la Guardia Civil trasladó esta información a las autoridades galas, que el pasado 11 de agosto arrestaron al citado yihadista procedente de Siria tras varias semanas sometido a vigilancia.

Había permanecido una semana en Raqqa, bastión de Estado Islámico y capital de su autoproclamado califato.

El aviso fue clave ya que, como indican los medios franceses, este yihadista no tenía antecedentes, ni constaba su partida a Siria. Antes de llegar a Francia, había pasado por Turquía, Polonia, República Checa y Holanda.

Lo relevante de esta operación es que tras su arresto, este terrorista confesó a las autoridades galas que tenía planes de atentar contra una sala de conciertos en Francia, siempre según los medios galos que citan fuentes de la investigación.

Las mismas fuentes precisan que todavía no había comprado las armas ni elegido la fecha para perpetrar su atentado con el que buscaba generar numerosas víctimas.

Por su parte, el yihadista detenido en Varsovia ya se encuentra interno en una cárcel española. Viajó a Siria tras unproceso de radicalización y llegó a Polonia en un vuelo procedente de Serbia.

http://www.abc.es/espana/20150920/abci-guardia-civil-ataque-yihadista-201509192327.html

La Guardia Civil acusa a un coronel de cobrar mordidas de los narcos

El alto mando, ahora suspendido, recibió supuestamente dinero para introducir hachís en Granada

 

La Guardia Civil afronta en Granada un caso que socava la moral de cualquier cuerpo policial. El coronel Francisco García Santaella está acusado por la unidad de policía judicial que él dirigió de recibir 480.000 euros de una organización criminal que introducía hachís a través de la costa granadina. Su misión, presuntamente, era “organizar, planificar, dirigir y asegurar” la introducción de alijos desde Marruecos a cambio de mordidas, según los investigadores. Durante una operación antidroga, dos narcotraficantes mencionaron en sus conversaciones telefónicas intervenidas los pagos al “padre”. Cuando hace un año fueron detenidos, identificaron ese nombre en clave con el coronel ante el pasmo de los agentes. Uno de los narcos incluso desveló que había pagado una mordida en el despacho de la Comandancia.

Ante las sospechas, la Dirección General del Instituto Armado destituyó el pasado abril al coronel, destinado en la Subdirección General de Personal en Madrid, “por pérdida de confianza”. Poco antes, García Santaella había realizado el curso de ascenso a general, igual que otro grupo de oficiales del mismo rango. Durante su estancia en Granada ya había llamado la atención el alto nivel de vida que llevaba, según fuentes del Instituto Armado.

La pasada primavera, la cúpula de la Guardia Civil conocía que el coronel está imputado por cohecho, asociación ilícita, revelación de secretos y un delito contra la salud pública en la investigación que dirige la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Granada. Esta semana la magistrada ha levantado el secreto del sumario, que acumula cuatro imputados, y en el que el informe clave detalla cómo dos de los delincuentes traicionan a su antiguo supuesto colaborador. “El comandante participó en la introducción de, al menos, tres alijos de droga”, cada uno con una mordida de 120.000 euros más otros 120.000 por entrega de fardos de hachís, denuncia el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil en Granada. Los hechos sucedieron supuestamente en 2005 y 2006, cuando García Santaella era comandante en esta ciudad andaluza.

El coronel incluso cogió y sacó fardos de hachís de la playa para entregárselos a los colaboradores “para que los vendieran y repartir el dinero”, señala la investigación. “Santaella aprovechaba su condición de mando para entrar el primero en la playa y centrarse en el aseguramiento de la droga, lo que le permitía coger fardos impunemente o hacer que miembros de la Guardia Civil los cogieran y los entregaran, creyendo que eran para ser trasladados a dependencias oficiales”. Diversos guardias han declarado que el comandante era siempre el primero en entrar en las playas.

Los investigadores tildan al alto mando, tercero en el escalafón del Instituto Armado en Granada, de “titiritero que movía los hilos de la Comandancia en aquel entonces, siendo todas las unidades y especialidades de Guardia Civil marionetas en sus manos”. García Santaella daba “órdenes secretas individuales” para no despertar sospechas, pero que hoy “encajan en un puzle delictivo de proporciones colosales, haciéndolo en beneficio de organizaciones criminales dedicadas al tráfico internacional de hachís mediante embarcaciones de alta velocidad desde Marruecos a las costas granadinas”, según los agentes.

 

 

 

http://politica.elpais.com/politica/2015/09/19/actualidad/1442687363_113795.html

Un doctor ingeniero demuestra que la Guardia Civil comete graves errores en la investigación de accidentes de Tráfico

Tras analizar 180 siniestros ha detectado fallos claros. Uno de ellos, en el siniestro mortal en el que se vio involucrado Ortega Cano

Se llama Juan José Alba y es doctor ingeniero industrial. Lleva 24 años trabajando en la Universidad de Zaragoza y está especializado en seguridad vial. Ahora se ha movilizado para demostrar que la Guardia Civil de Tráfico comete fallos relevante en atestados sobre accidentes de tráfico ocurridos en las carreteras españolas. En uno de ellos, la mortal colisión de Ortega Cano, ha podido probar que la investigación no se realizó de forma correcta.

Alba habla de “muy graves errores técnicos” en algunos informes que elabora la fuerza instructora, es decir, las unidades de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil dedicadas a los atestados en carretera. En concreto, el ingeniero ha analizado 180 siniestros y ha descubierto errores de bulto en varios de ellos.

“Hemos comprobado, además, que el conductor se ve indefenso, porque en los juicios siempre se da la razón a lo que sostiene la Guardia Civil”, explica a El Confidencial Digital el investigador de la Universidad de Zaragoza. El Observatorio contra la Corrupción (OCC) ha intervenido para ayudar a destapar este caso de graves irregularidades que afecta a la DGT.

El caso del accidente de Ortega Cano

Uno de los accidentes en los que Alba ha demostrado que han existido errores de bulto en la investigación es el siniestro en que se vio involucrado el ex torero José Ortega Cano. Ocurrió en una carretera secundaria de Sevilla el 28 de mayo de 2001, y en el suceso perdió la vida una persona, Carlos Parra.

Esto es lo que ha podido descubrir, en relación al atestado que elaboró en ese casi el Equipo de Reconstrucción de Accidentes de Tráfico (ERAT) de la Guardia Civil, considerado como la élite en investigación de siniestros en carretera:

— El accidente afectó a un Mercedes Benz R320 CDI y un Seat Altea 1.9 D. El equipo investigador de la Universidad de Zaragoza realizó su propia toma de datos y dispuso, además, de todos los documentos obrantes en autos, incluidos los informes de lesiones y autopsia correspondientes a los dos conductores.

— La fuerza instructora del atestado pone de manifiesto que el valor del coeficiente de restitución entre los vehículos adquiere un valor c = 0, 002, es decir, que la velocidad relativa de aproximación de los vehículos antes de la colisión debería ser 500 veces superior a la velocidad relativa de separación tras la colisión. Si este hecho fuera cierto, se llegaría a la conclusión de que, tras el accidente, el turismo Seat Altea 1.9 D debería alejarse del turismo Mercedes Benz R320 CDI con una velocidad relativa de 0,35 km/h. Sin embargo, la fuerza instructora del atestado también establece en su informe que la velocidad de separación del turismo Mercedes Benz R320 CDI era de 63,8 km/h, siendo de 38,7 la correspondiente al turismo Seat Altea 1.9 D, lo que se traduce en una contradicción.

— La clasificación de daños de la colisión (CDC) es un código compuesto por siete caracteres alfanuméricos. En el informe técnico elaborado por la fuerza instructora se muestra la clasificación de daños de la colisión para cada uno de los dos vehículos afectados. En ambos casos, el código asignado es 11FYEW5, cuyo desglose es:

a) 11. Dirección de la fuerza principal de impacto según criterio de sectores horarios.

b) F. Área proyectada que contiene la deformación, en este caso el plano frontal.

c) Y. Daño localizado en la zona central e izquierda del frontal del vehículo.

d) E. Daños situados -en altura- por debajo de la línea del cinturón de seguridad.

e) W. Área de impacto extensa.

f) 5. Profundidad del daño que, en este caso, queda referido hasta el punto de la base del parabrisas.

En el informe técnico elaborado por los agentes se cambian los valores y pasa a asignar código 11FYEW4 para el turismo Mercedes Benz R320 CDI, y el código 11LYEW7 para el turismo Seat Altea 1.9 D. Para el Mercedes Benz, el código CDC sólo cambia en su séptimo carácter, pasando de 5 a 4, lo que significa que se ha rebajado la profundidad del daño.

Para el Seat Altea, el cambio del carácter F al carácter L significa que el área proyectada que contiene la deformación se identifica más claramente con el lateral izquierdo, y no con el frontal. Al producirse este cambio, el carácter Y pasa a significar que el daño se localiza en la parte central y anterior del lateral del vehículo. Por su parte, el séptimo carácter adquiere un valor de 7 que indica que la profundidad del daño alcanza –lateralmente- más allá del plano de simetría longitudinal del vehículo.

Se utilizó un coche diferente en la simulación

El profesor universitario denuncia que en la simulación del accidente llevada a cabo para elaborar el informe técnico, la Guardia Civil realizó cálculos con un coche que no era el que conducía Ortega Cano.

En concreto, utilizaron un Mercedes S420 como fuente de datos para realizar los cálculos correspondientes. Sin embargo, el vehículo del ex torero era un Mercedes Benz R320 CDI.

Mientras la Benemérita considera que este hecho es “irrelevante”, el ingeniero industrial sostiene que son dos vehículos diferentes que tienen diferentes coeficientes de rigidez. Las conclusiones del informe oficial, por tanto, no son precisas.

Vea a continuación una imagen de la investigación del profesor Alba en la que se pueden ver las diferencias entre el coche de Ortega Cano y el que empleó la Guardia Civil para sus mediciones:

 

 

http://www.elconfidencialdigital.com/vivir/Guardia-Civil-investigacion-accidentes-Trafico_0_2565343461.html